2011-11-30

El Cable Coaxial... ¿RG-8U, RG8X, RG-58U?

[Actualizado el 28 de noviembre de 2015]
La intención de este artículo es tratar someramente el tema del cable coaxial; hay otros artículos en la red que se refieren al mismo en forma mucho más profunda. Por lo tanto, a riesgo de que algunos colegas me critiquen, me limitaré a simplificar todo lo que pueda, con el principal objetivo de ayudarte a elegir el tipo de cable coaxial más apropiado para la línea de alimentación de tus antenas.
Verás ofertas de diversos tipos de cable pero, como está dicho, simplifiquemos. Seguramente estás ansioso por instalar tu estación y posiblemente lo harás de todas maneras; así que espero estar a tiempo para ahorrarte un par de disyuntivas, dolores de cabeza y quizá algo de dinero.

Existen numerosos sitios de la red en donde se analizan las características y diferencias de los distintos tipos de líneas de alimentación, longitudes, distancias, materiales, impedancias, marcas, factores de velocidad, etc.; por ejemplo, http://www.radcom.es/index.shtml?url=/catalog/accesorios/cables-rf/index.html.

Al momento de elegir qué tipo de cable vas a comprar para tu estación de radioaficionado, concéntrate en el grupo de los que tienen 50 ohm de impedancia (por ej., RG-8U, RG-8X, RG-58U, RG-213 y LMR-400). Sólo enfócate en ellos. Hay otros parecidos, con letras o números similares. Quizá te sirvan o quizá no, pero no te distraigas. Con los años tendrás ocasión de experimentar. Ahora, anda a la segura. Si te asesora otro colega con experiencia, puede que te enseñe otras opciones; si te asesora el vendedor del cable, mejor anda con precaución.
Nota: como verás, muchos cables usan la nomenclatura "RG..."; eso no es indicativo de marca ni de calidad, ni siquiera de un tipo específico. En algún momento de los años 1940 o 1950 se creó en EEUU la nomenclatura "RG" (Radio Guide) para homologar diversos tipos de cables coaxiales de aplicación militar. Con el tiempo, se fue generalizando el uso de algunas de esas nomenclaturas.

En general, observarás que existen cables gruesos o delgados. 
  • Para estaciones fijas se recomienda el cable grueso. En este caso serían, por ejemplo: RG-8U, RG-213, LMR-400. Tiene menor pérdida, por lo que es más apropiado cuando necesitas cubrir una mayor distancia entre tu transceptor y tu antena. Además, está diseñado para soportar mayores potencias de transmisión.
  • Para estaciones móviles, por motivos prácticos seguramente necesitarás usar un cable delgado. Aquí recurriríamos, por ejemplo, al RG-58U. Tiene mayor pérdida que el cable grueso pero, como sólo necesitas muy pocos metros, no tiene tanta importancia.
  • Existe una solución intermedia denominada RG-8X. Es casi tan delgado como el RG-58U, aunque menos flexible; pero su nivel de pérdida es menor, aproximándose a las cifras del coaxial grueso (como el RG-8U).
El más barato es, naturalmente, el cable delgado tradicional (RG-58U). Hay quienes deciden utilizarlo incluso para estaciones fijas, por su bajo costo. Es aceptable para potencias bajas en HF y VHF (no más de 50 w efectivos), siempre que el tramo total de cable sea relativamente corto (usa tu criterio, pero ten en cuenta que 30 metros es ya demasiado largo).

Para cualquiera de ellos, encontrarás diversas marcas. De nuevo, simplifiquemos. Si puedes elegir, no compres el más barato; seguramente la calidad será muy pobre.
  • Fíjate en la malla: que sea de COBRE y lo más densa posible (que no se vea el dieléctrico blanco entre el tejido de la malla). OJO: frecuentemente la malla es de cobre estañado (color blanco-plateado); esto no causa mayor problema, pero otras veces la malla es de aluminio u otro material muy difícil de soldar. Raspa la malla ligeramente con algo filoso para comprobar que sea de cobre.
  • El dieléctrico (el material que separa el conductor central de la malla) generalmente es de polietileno sólido o de espuma; el primero es más rígido pero resistente; el segundo es más liviano y flexible, pero más frágil y también más caro. También existe cable con dieléctrico de aire, pero es uno de los más costosos y también tiene algunas desventajas. 
  • El conductor central puede ser de múltiples filamentos torcidos o de un solo filamento; el primero es más flexible y el segundo más rígido y difícil de manipular.
Nota: hoy (11-dic-2013) encontré el blog de un colega que se refiere en términos muy claros y sencillos a la elección de cable coaxial: http://malditaroe.blogspot.com/2013/12/no-pierda-plata-con-el-coaxial.html
Vale la pena tener en cuenta sus sugerencias.

Por favor lee también la siguiente página: http://ludens.cl/Electron/PL259/pl259.html

Para elegir de una manera científica el tipo de cable a utilizar, conviene considerar las frecuencias en que vas a operar, la potencia de transmisión y la longitud que tendría el cable.
Con esos datos en mente, revisa las tablas de estos enlaces y haz tu elección.
http://hamradio.arc.nasa.gov/coaxcableloss.html
http://www.radcom.es/index.shtml?url=/catalog/accesorios/cables-rf/index.html

¡Suerte! 73.

P.S.: el cable RG-59, de 75 ohm de impedancia, está diseñado para instalaciones domiciliarias de televisión por cable, no para radiotransmisores de aficionados. Tal como señalé en la respuesta a la pregunta de un lector: si tienes disponibles algunos metros de RG-59 y, en cambio, no tienes ninguno de los otros sugeridos en este artículo, entonces úsalo (se recomienda que no sean más de unos 15 metros).
Si necesitas decidir cuál de ellos comprar, entonces consigue cable de 50 ohm, de la mejor calidad a tu alcance.
Los equipos modernos tienen salida de antena de 50 ohm, por lo tanto se recomienda utilizar un cable de esa misma impedancia.

SIEMPRE debes usar un medidor de R. O. E. (Relación de Ondas Estacionarias) cuando instales y ajustes tu antena. El "chicote" que conecta el transmisor con el medidor de R. O. E. TIENE QUE SER de un cable de 50 ohm.
Si usas cable RG-59 seguramente no podrás alcanzar la ROE perfecta de 1:1 (si lo logras, por favor, cuéntanos); pero una ROE de 1,5:1 o incluso 2:1 es aceptable para casi cualquier equipo.
Pero el medidor de R. O. E. no garantiza que obtengas la mayor eficiencia de tu antena; es el instrumento esencial más accesible para acercarse a eso, pero lo ideal es disponer de un analizador de antenas... claro que eso ya es tema para algún otro artículo, y los hay en abundancia en la web.

Volviendo al cable, si después de instalarlo decides cambiarlo, recuerda volver a revisar la R. O. E. y, si es necesario, revisar y ajustar nuevamente la antena.